Eficiencia Energética: El refrigerador

 

El refrigerador o frigorífico es un electrodoméstico utilizado para mantener en buen estado, durante un tiempo determinado, los alimentos.

A la hora de comprar un refrigerador se deben tomar en cuenta todas las características propias del electrodoméstico y las necesidades del comprador, pero, principalmente, el consumo energético del frigorífico; puesto que, aunque inicialmente su consumo de energía no es elevado, con el paso del tiempo sí lo es, ya que se mantiene conectado permanentemente.

 

Como se apuntó anteriormente, pueden existir distintos tipos de refrigeradores, tales como:

1. Aparato de una puerta con congelador interior: es el más adecuado para pequeñas necesidades.
2. Aparato de dos puertas con congelador superior: ofrece mayor versatilidad, aunque de rendimiento medio.
3. Aparato de dos puertas con congelador inferior: parecido al anterior, pero gracias al sistema de frío dinámico, logra un mejor rendimiento. Posee un pequeño ventilador que extrae el frío y así consigue temperaturas homogéneas en el interior.
4. Combinados o "combi": Posee dos compartimentos en los cuales se puede regular la temperatura independientemente. Dadas sus características tiene un alto rendimiento. Existen dos tipos de "combi": por un lado, el que tiene dos motores, uno para el refrigerador y otro para el congelador, pero en un mismo mueble; y, por otro lado, un solo motor y una electroválvula de tres vías.
5. No-frost: Este tipo de aparato cuenta con refrigeración forzada y evaporador oculto que impide que el usuario vea la escarcha.
6. Cooler: Es un refrigerador sin congelador, que puede formar un conjunto con un congelador vertical.

Tabla comparativa

Seguidamente, se muestra una tabla comparativa entre las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de frigoríficos:

 

Ventajas

Inconvenientes

Dos puertas
(cong.superior)

mini1

  • Bajo consumo
  • Suficiente para dos personas
  • Precio bajo de compra
  • No aconsejable para más de 4 personas
  • Bajo rendimiento
  • Dependencia en regulación de temperatura entre compartimentos

Dos puertas
(cong.inferior)

mini2

  • Bajo consumo
  • Suficiente para cinco personas
  • Precio bajo de compra
  • Posibilidad de frío dinámico
  • Rendimiento medio
  • Dependencia en regulación de temperatura entre compartimentos

Combi
mini3

  • Regulación independiente de temperaturas entre compartimento
  • Alto rendimiento
  • Adaptable a nuestras necesidades
  • Posibilidad de frío dinámico
  • Precio de compra
  • Avería no solucionable en un compartimento

No-frost
mini4

  • Rapidez en enfriar
  • Temperaturas homogéneas
  • No tiene escarcha ni condensaciones
  • Muy buena regulación y rendimiento en frigorífico
  • Deshidratación de alimentos no cubiertos
  • Temp. de congelación insuficiente
  • Consumo elevado
  • Dependencia de temperatura entre compartimentos

Fuente: http://www.sevillanelec.es/cliente/frigo.html

 

Etiquetas energéticas

Consumir eficientemente energía es de tal relevancia que la Comisión Europea, en 1989, estableció un sistema de etiquetas energéticas, por medio de las cuales el comprador se entera de si un aparato –según su nivel de consumo y rendimiento- está hecho para consumir eficientemente la energía o no. Así pues, se estableció la siguiente escala de etiquetas energéticas:

Ahora bien, un refrigerador-congelador de clase A consume 340kWh al año, un 48% menos uno de clase D y un 60% menos que uno de clase G. En los diez años de vida útil que se le presupone, consumiría 5.100 kWh menos (el equivalente a unos 400 euros) que un refrigerador similar de la clase G. Además de las etiquetas energéticas, otras cuestiones en las que conviene fijarse son:

Clase climática: temperatura ambiente recomendada por los fabricantes para garantizar el funcionamiento óptimo de los frigoríficos. Se indica con rangos de letra:

  1. SN' 10ºC- 32º C
  2. N ' 16ºC- 32ºC
  3. ST ' 18ºC- 38ºC
  4. T ' 18ºC- 43ºC

Selección de temperatura: los fabricantes recomiendan mantener el refrigerador a 5 ºC y el congelador a -18ºC.

Tamaño: no compre un refrigerador más grande del que necesita, pues consumirá más de lo necesario y usted no lo aprovechará.

Hielo y escarcha: son elementos aislantes y dificultan el enfriamiento del interior del refrigerador. Desde hace varios años, el mercado ofrece modelos no-frost (sin escarcha), que permiten una circulación continua de aire en el interior.
Fuente: http://revista.consumer.es/web/es/20050701/economia_domestica/

 

Ahorrar energía con su refrigerador

  1. Asegúrese de que los empaques de las puertas estén bien colocados, para que así cierre herméticamente y no haya fuga de aire frío. Para comprobar esto se puede colocar una hoja de papel al  cerrar la puerta; si la hoja se desliza con facilidad al intentar retirarla, significa que los sellos están malos y es necesario cambiarlos.
  2. Mantenga la puerta cerrada y cuide que no quede entreabierta. El refrigerador trabaja eficientemente cuando se abre lo menos posible.
  3. Antes de introducir alimentos calientes, permita que se enfríen fuera del frigorífico.
  4. Ajuste el termostato entre los niveles 2 y 3.
  5. Asegúrese de mantener los alimentos cubiertos; puesto que así se evita la acumulación de humedad en el interior del refrigerador.
  6. Mantenga el congelador limpio, descongélelo regularmente y no permita que la cantidad de escarcha sobrepase medio centímetro.
  7. Limpie habitualmente la parte trasera del refrigerador (el condensador, especialmente). Si la rejilla posterior del condensador está sucia, puede ocasionar costos más altos de operación del aparato. Las rejillas que se encuentran en la parte posterior o inferior delantera del mismo deberán ser revisadas y limpiadas cuando menos dos veces por año. Mantenga las rejillas con ventilación y sin objetos que obstruyan la circulación de aire.
  8. Si no va a utilizar el frigorífico por al menos 15 días, desconéctelo, límpielo y déjelo con las puertas abiertas para que se ventile.

 

A la hora de comprar un refrigerador

  1. Evite comprar refrigeradores usados o de baja calidad, puesto que lo que logre ahorrar en la compra, lo gastará al pagar la energía desperdiciada por el electrodoméstico.
  2. Verifique que el aislamiento térmico y el sistema de comprensión se encuentran en buenas condiciones. Si su refrigerador tiene más de 10 años, debe pensar en cambiarlo. 
  3. Al comprar un frigorífico, recuerde comparar precios, pero también capacidad y consumo de energía.
  4. El tamaño del refrigerador debe corresponder a sus necesidades. Evite comprar electrodomésticos en los que se desperdicie espacio, pues desperdiciará, a su vez, recursos energéticos.
  5. El aceite interno del compensador del frigorífico necesita asentarse, de forma que antes de conectarlo, permita que el refrigerador repose al menos 10 horas.
  6. Para propiciar una adecuada ventilación y así evitar un consumo excesivo de electricidad, coloque el refrigerador distanciado 5 cm del lugar que le sigue a la parte posterior del mismo.
  7. Coloque el frigorífico alejado de fuentes de calor, a saber: radiación solar, cocinas, calentadores de agua y entre otras.
  8. Asegúrese de que el refrigerador está nivelado, ya que si su base o el piso están desnivelados, el empaque de la puerta sellará mal y dejará entrar aire caliente.
  9. En los refrigeradores en los que el congelador está en la parte superior, se consume entre 10% y 15% menos energía que los modelos de tamaño equivalente con el congelador a un lado del refrigerador.
  10. En general, mientras más grande es el refrigerador, mayor es el consumo de energía. Pero un refrigerador grande consumirá menos energía que dos más pequeños con el mismo volumen total, o un refrigerador más pequeño con un congelador separado.
  11. Algunos dispositivos adicionales como las máquinas para hacer hielo y los dispensadores de agua, aunque son prácticos, aumentarán el uso de energía.

 

 

Algunos datos importantes

  1. Los refrigeradores con el sello Energy Star son los que se caracterizan por realizar un uso eficiente de la energía y, por haber eliminado la emisión de gases, de esta forma se asegura una protección del medio ambiente.
  2. Es necesario cambiar los refrigeradores viejos por otros más nuevos, ya que estos últimos son más eficientes y no emiten gases contaminantes, a diferencia de las refrigeradoras anteriores a 1990.
  3. Si usted tiene un refrigerador con 4 años o más, es recomendable un cambio de este con el fin de conseguir un aparato 40% mas eficiente que el anterior, simplemente venda su refrigerador anterior para amortizar el pago del nuevo, y obtendrá uno nuevo que le permitirá reducir el golpe a su bolsillo.

 

 

 

Por último, le recomendamos visitar las siguientes páginas web:

  1. Modelos Energéticamente Eficientes, con el sello energy star

http://www.energystar.gov/index.cfm?fuseaction=refrig.display_products_html

  1. Empresa de Reciclaje de Refrigeradores

http://seg-online.sandbox.red-dog.com/sp/pdf/Kuehlgeraete_esp.pdf